fbpx

Cómo organizar los ‘tupper’ para toda la semana

 

La clave de cualquier dieta es la planificación. Por eso, organizar los menús de la semana con antelación es el primer paso para cuidar la alimentación, y más aún si se quiere perder peso.

Sin embargo, la jornada laboral puede complicar esta tarea, ya que rara vez se ofrecen opciones saludables en las empresas (o al menos no a un precio razonable). Pero como explican las creadoras del blog Fit Happy Sisters, Ani y Sara, esa no debe ser una excusa para dar por perdida la batalla contra la comida rápida.

Conocidas por sus deliciosas recetas ‘fit’ que sacan los colores hasta al más escéptico, las hermanas reconocen que la vida sana no es cómoda. Al menos, no en una sociedad donde, en la comida, prima lo fácil y lo rápido frente a lo saludable y elaborado. «Optar por lo fácil es optar por movernos menos y comer peor. Los platos precocinados, la comida basura…Sí, pueden hacernos ganar tiempo, pero a la vez perjudican nuestra salud», aseguran. «Nuestros esfuerzos deben ir dirigidos a obviar ese tipo de comodidades y trabajar un poquito más, haciendo, por ejemplo, las comidas nosotros mismos», añaden. En definitiva, que los ‘tupper’ son los mejores aliados de la dieta. Y gracias a sus consejos, también la envidia de la oficina.

1) Despensa saludable, ‘tupper’ saludable. Lo primero, advierten, es abastecer la despensa de alimentos reales y productos frescos. «Carne magra, verduras, fruta y hidratos de carbono complejos. Los ingredientes son el secreto de cualquier receta ‘healthy'»

2) Elegir la estrategia de cocina adecuada. «Existen varias opciones para cocinar los ‘tupper’. Una de ellas es hacer un ‘meal prep’ y cocinar para toda la semana en un solo día. Otra, la más convencional, es preparar cada uno la noche anterior», dicen las hermanas.

3) Estudiar el terreno. Como explican las blogueras, no es lo mismo estar en una oficina con cafetería y microondas o si, por el contrario, se va a compartir la mesa con el ordenador. «Si tenemos opción de calentar la comida, las posibilidades son infinitas, y podremos probar numerosas recetas. Si no, hay que decantarse por los platos que se puedan comer en frío y, a ser posible, que estén cortados y listos para comer», explican Ani y Sara.

4) Un plato, cuatro nutrientes. En este sentido, las hermanas recomiendan no olvidar ningún nutriente esencial, y elaborar los platos de tal forma que incluyan proteínas, vegetales, hidratos de carbono complejos y grasas saludables. En el caso de los alimentos funcionen mejor por separado, se puede llevar en varios ‘tupper’, eligiendo los tamaños adecuados.

5) Sin renunciar al estilo. Las mochilas térmicas no solo ayudan a que la comida se conserve intacta hasta la hora del almuerzo, sino que, además, «evitará que vayas acompañado a todas partes por una horrible bolsa de plástico», dicen las Fit Happy Sisters.

La ensalada perfecta ‘prêt-à-porter’

Por otro lado, las blogueras recuerdan que con la llegada del buen tiempo, recurrir a este plato es una forma equilibrada de practicar la ‘healthy fast-food’. Y pueden ser tan variadas como permita la imaginación. La ensalada de ‘tupper’ perfecta, y saludable, tiene truco.

  • Cuanto más verde, mejor. Las verduras de hoja verde son ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes, y muy bajas en calorías, por lo que deben ser la base de la ensalada. Además de la lechuga, hay otros vegetales que desempeñan muy bien este papel, como los canónigos, las espinacas frescas o las bolsas preparadas variadas.
  • Colorea con los ‘toppings’. La base se debe completar con los macronutrientes esenciales. Por eso, es bueno añadir más variedad de verdura de temporada, una fuente de proteína de calidad (que también puede ser vegetal), grasas buenas y carbohidratos. Si para estos últimos elegimos alguna fruta, puede darle un toque más dulce y original al plato.
  • El aliño, aparte. «Hay que escurrirlas bien y llevar el aliño aparte, para que no se estropeen», advierten las hermanas. Para ello, se puede incorporar un recipiente más pequeño destinado solo a transportar la salsa. Y en el caso de no encontrarlo, otra opción es colocar la salsa al final del recipiente, para que no se mezcle con la comida.
  • Añadir un toque crujiente. La textura de los frutos secos y las semillas también conseguirá sorprender al paladar acentuando, además, el sabor de los ingredientes. Por eso, la porción de grasas buenas puede conseguirse a través de estos alimentos.

 

Fuente: El Mundo